Dame de Cœur en Notre Dame de Paris

Cada tanto me acuerdo de aquel episodio de Sex & de City en el que Carrie decía “Fui a todos los museos. Dos veces.” Siempre me pareció bastante hueca (sepan disculpar los amantes de la serie) pero en este caso me resultó especialmente indignante.
En Paris no sólo hay miles de cosas para hacer, para todos los gustos, sino que además se van sumando alternativas a lo largo del año, algunas de ellas incluso gratuitas.
Viviendo en Paris las ocupaciones cotidianas no suelen dejar afuera de gran parte de la oferta cultural que la ciudad ofrece, pero cada tanto hay que hacer un alto y volver a reconoectarse con las maravillas que están pasando.

Este mes volvió uno de los espectáculos que cumple con todo lo que más me gusta: entrada gratuita, cupos limitados, ubicación céntrica, escala monumental y la protagonista perfecta: Notre Dame de Paris.

Lo de los cupos limitados tiene que ver con mi creciente fobia a las multitudes, la ubicación céntrica con la facilidad para volver de noche y lo de la escala monumental es una mera cuestión de gustos (no es excluyente, pero me sacude lo magnífico).

Notre Dame de Paris es uno de los edificios más antiguos y conocidos de la ciudad. Es un verdadero ícono de Francia, pero también una inmensa y detallada obra de arte.
Dame de Cœur es un espectáculo de luces que usa esa fachada no como una página en blanco sino valiéndose de toda su riqueza, jugando con claroscuros, transformando lo que uno ve durante el día en un sinfín de alternativas que nos van llevando a lo largo de un relato que recorre las diferentes etapas de la construcción de la catedral incertándola en la historia de Francia y dando una relevancia especial tanto a su emplazamiento como a su significado a través del tiempo.

El mensaje, si bien católico, trasciende el ámbito religioso para transmitir belleza, paz y esperanza.

No soy muy buena en esto de hacer videos, pero espero que esto que armé con las fotos de esa tarde les haya gustado ? Puede ver también en este link la recopilación de los videos que armé originalmente para mi instagram.

Volver, Pizza Argentina en Paris

¿Sabían que en Paris la gente no comparte la pizza sino que cada uno pide la suya?
Tiene masa fina y liviana, que intenta parecerse a una variedad italiana pero que tiene su propia personalidad. Se nota especialmente en la versión Cuatro Quesos, pero es evidente hasta en la clásica Margherita.

Y así como podemos distinguir por ejemplo la pizza italiana de la francesa, la pizza argentina es inconfundible.

Nuestra versión finita “a la piedra” no van a conseguirla nunca tal cual, y mucho menos nuestra “media masa” que es la que más nos identifica y por la que cada argentino tiene su pizzería favorita (la mía es Güerrín, específicamente la que hacen para comer de parado o para llevar, que no es la misma que sirven a las mesas).

Además de la masa, con su propia consistencia, cocción y textura, y de nuestra particular mozzarella, que no es exactamente la misma que ninguna de las que se ven acá, la oferta de gustos no tiene nada que ver.

Imagínense pasar más de 5 años comiendo pizza pero que ninguna sea TU pizza.

Spoiler alert: se extraña más que la carne y es más difícil de conseguir.

Con un poquito más de imaginación, sitúense en este contexto: me invitan a Volver – Pizzeria Argentine y estoy en una mesa rodeada de amigos, con una cerveza tirada bien fría y tras una empanada de carne de las buenas, cuando de pronto llega ella: dorada, con la cebolla bien cocida, la mozzarella perfecta, el condimento justo y el sabor exacto de mi recuerdo, mi querida fugazzeta con queso.

   

Probé la de jamón con morrones que estaba muy buena y la de anchoas que me encantó, pero no me animé a los gustos propios de la casa porque estaba en plena epopeya nostálgica y lo que buscaba era reencontrarme con lo conocido.
Las que crearon basadas en las preferencias de los futbolistas que suelen visitarlos tienen muy buenas críticas, pero confieso que incluso cuando volví preferí repetir y encontrarme nuevamente con la experiencia fugazzeta ?

Les recomiendo ir temprano (abre de 12 a 15 y de 18:30 a 00hs, los domingos sólo entre 18:30 y 00hs). Al mediodía tiene un menú de 12€ (plato o pizza del día + café) ideal para los que trabajan por la zona o para los que vengan como turistas y extrañen nuestra pizza. Para que se den una idea les queda bien darse unq vuelta cuando vayan por Le Marais o por el Canal Saint-Martin, pero es fácil llegar desde cualquier lugar combinando con la línea 1 de metro y bajando en Bastille. De paso, la emblemática columna es preciosa.

Las reservas se hacen por teléfono al +33155287008 y de paso pueden aprovechan para pedir Fainá, que hacen sólo por encargo.
Happy hours de 18:30-21hs, con cocktails a 5€.
45 Rue de la Roquette. Avisen si van ?

T2.jpg

Sobre cómo perdí 80 euros

Ayer fui a cargar mi tarjeta de transporte y, en lugar de poner los billetes uno por uno, metí cuatro a la vez como se hace en otras máquinas. Un total de 80 euros.

El sistema tardaba, sin hacer nada.

De pronto la pantalla se apagó, mostró brevemente el mensaje para que retirara la tarjeta (se activó también la chicharra) y pasó a “fuera de servicio”.

Fui hasta la ventanilla más cercana (a pocos metros, pero sin visión directa a la máquina en cuestión) y le dije al cajero lo que había pasado. Le dije que creía que la tarjeta no estaba cargada, que no había recibido la confirmación ni el vuelto.

Él llamó al jefe de estación, mientras yo esperaba a un costado tratando de mantener la calma. Entonces vi a una señora que venía, exaltada, y que se acercó a hablar con el mismo cajero.

¿Cuál era el problema de la señora? Que había encontrado 80€ en el piso junto a la máquina que yo acababa de dejar, con un ticket de “operación cancelada”.

Y sobre cómo recuperé 80 euros ?

Hubiera querido agradecerle más fervientemente, pero primero tuve que explicar que de verdad era yo quien los había perdido, lo que el cajero confirmó mientras aceptaba el dinero que le daba la señora y con él cargaba mi tarjeta y me daba el vuelto.

La señora y sus acompañantes se fueron satisfechos por haber resuelto la situación, mientras yo seguí agradeciéndoles, y todos los que presenciaban la situación sonreían y comentaban sobre la honestidad de estas personas, su buena voluntad y la sensación de “fe en la humanidad restaurada” que dejaron a su paso.

Hoy no les hablo de Francia, hoy les traigo esta anécdota sobre estas personas concretas que tuvieron este acto desinteresado y que hacen de este mundo un lugar un poquito mejor.

*La foto no tiene nada que ver con el post, la puse simplemente porque me gusta.

**Hice (casi) todo mal. Llamémoslo suerte (¿o karma?).

descubriendo-paris-ballon-de-paris.jpg

Ballon de Paris | Descubriendo Paris

Entre las opciones turísticas menos conocidas de Paris, tenemos el globo cautivo del parque André-Citroën.

Mi sueño es viajar en un verdadero globo aerostático, pero mientras tanto me conformo con este primer vuelo. Hay vistas mejores, más baratas y donde uno puede quedarse más tiempo (el paseo es corto y le falta un poco de altura), pero es una experiencia incomparable.

El globo está al sur de la Tour Eiffel siguiendo el Sena, y desde él podemos verla alzarse tras los edificios de Beaugrenelle. Los puntos más atractivos son el río surcando la ciudad, La Défense y la Tour Montparnasse reinando el paisaje con sus 56 pisos.

No saqué muchas fotos, pero pueden ver un poco de la vista en el video en vivo que compartí en Facebook.

Imprescindible: chequear la condición del viento y la disponibilidad en el sitio oficial.

Les dejo otras opciones de paseo acá ?

Slow Tourism en Paris

Descubriendo-Paris-Ramadan-.jpg

Qué es Ramadán y por qué nos importa

Según la siempre útil Wikipedia, Ramadán (en árabe: رَمَضَان [ramaḍān]) es el noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes, por su fe y por sus creencias, practican el ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol.

Ahora bien, ¿por qué debería importarnos esto, en vistas a una visita o estadía en París?

Para comenzar, Francia es el país de Europa occidental con más musulmanes*, por lo que las probabilidades de que el francés que tenemos delante en una situación determinada en París sea musulmán es más alto que en el resto de las ciudades europeas.
Y, como los musulmanes respetan en su inmensa mayoría el ayuno de Ramadán, entonces piensen en la cantidad de personas que, mientras uno está recorriendo la ciudad, están en ese momento ayunando.

Es un poco como visitar Paris en Navidad pero sin las decoraciones, en el sentido de que hay algo que cambia todo con respecto a otra época del año y donde un poquito de información puede ayudarnos a entender mejor lo que está pasando a nuestro alrededor.

Poniendo un poco de atención veremos que algunos comercios ofrecen platos típicos para llevar, que hay restaurantes que cambian sus horarios de apertura (cerrando una parte del día y abriendo hasta más tarde por la noche) y que mucha gente cambia sus hábitos cotidianos.

Para los que viven desde hace poco en París, tal vez esto les sirva para entender por qué durante cuatro semanas algunos de sus nuevos amigos no aceptan las invitaciones a almorzar ni se suman a los picnics improvisados ?

Un tip: si saben buscar, van a encontrar platos fait maison (caseros) de una calidad inigualable. Entre los salados mi favorito es el burek (lo van a ver escrito de diferentes formas) en su versión argelina: masa brick (filo) rellena de papas pisadas, carne picada y un huevo semicocido. Entre los dulces hay muchísima variedad, personalmente les recomiendo elegir el tradicional Kalb el louz, que entre sus ingredientes tiene sémola, almendras y miel (súper dulce y energético), más por ejemplo un cornet aux pistaches.

Importante: recuerden que estos alimentos están pensados para desayunar temprano antes del amanecer y no comer nada más durante todo el día, o para una cena tardía luego del largo ayuno… si, como yo, ya hicieron todas las comidas anteriores y piensan hacer las siguientes, la palabra clave es: moderación.

Y para cualquier época del año les recomiendo el coucous, que como lo sirven bien abundante es ideal para compartir, acompañado por ejemplo de merguez, una especie de salchicha parrillera bien especiada.

Foto: Parte de lo que encuentran este Ramadán en Pepe Santana (171 Boulevard Lefebvre). Pueden comprar un par de gateaux al paso por cualquiera de estos lugares sabiendo que son productos frescos, caseros y realizados para ser vendidos a gente que sabe y no un truco atrapa turistas ?

*Una ley de 1872 prohíbe al Gobierno de Francia preguntar directamente a los ciudadanos cuál es su religión, por lo que el censo francés no recoge la religión de los ciudadanos, y no se conoce el número exacto de musulmanes en Francia.

paris.jpg

Sonrisas de Paris | Descubriendo Paris

Salgo de casa. Al primero que veo es al del bar de al lado que prepara las mesas en la vereda o se fuma un cigarrillo, solo, mientras toma un café de parado. Nos saludamos rápidamente. El primero de los “bonjour” “bonjour, ça va?” “ça va, et vous?” de la mañana, que se repiten cuando paso por la carnicería que recién sube la persiana y la verdulería de la vuelta, donde acomodan las mandarinas como si fueran joyas.

Atravieso el parque. Me cruzo a los mismos de siempre que sonríen inclinando levemente la cabeza.

Por el camino, unos saludan como si realmente nos conociéramos, otros parecen ni verme, como si no tuvieran visión periférica.

Esperando el metro también veo caras repetidas, los desconocidos frecuentes, que amagan media sonrisa cuando se cruzan las miradas. Somos los que salimos cada día a la misma hora y nos ubicamos estratégicamente en el mismo lugar del andén para quedar justo frente a donde estará la escalera o la combinación que nos va a tocar después. Se sonríe con los ojos… o tal vez sea idea mía.

Al llegar a mi estación alguien me empuja y pide perdón, pero le estoy pidiendo perdón yo también, a la vez, y entonces surge una risa espontánea entre ambos, tal vez por la sorpresa, por la torpeza o simplemente para relajar.

A veces las sonrisas reemplazan a las palabras, especialmente esa sonrisa recta, cómplice, acompañanada por los hombros que se alzan, cuando alguien está haciendo algo realmente extraño y justo se encuentra la mirada con alguien que estaba observando lo mismo.

La sonrisa más atípica, por suerte, cuando alguien se comporta como un maleducado y después uno cruza miradas con los demás que demuestran su  empatía con una sonrisa apretada y un movimiento de cejas.

Y mi sonrisa favorita, la sonrisa abierta cuando alguien dice gracias.

Vivir en Canadá… “sentirse en casa… es solamente cuestión de tiempo y coraje”

Esas son las palabras de Lucía Flores. Lucía es una escritora uruguaya quien me contactó desde Quebec, para preguntarme si podía anunciar su ebook Kindle (libro electrónico) a través de Vivir en Canada. El ebook se llama Nacidos lejos: historias de aquí y de allá (Spanish Edition) y está disponible en Amazon. En su libro ella habla de su experiencia de inmigración a Canadá.

En un intercambio de e-mails yo le dije:

“Muy interesante esto, Lucía:

‘sentirse en su casa, sea cual sea el lugar donde se viva, es solamente cuestión de tiempo y de coraje’

crees que uno llega a sentirte en casa?”

Lucía me respondió:

“Sí, creo que el tiempo es necesario para sentirse bien.   Somos de donde somos y eso no cambia.  El país de la infancia está en nosotros para siempre, pero no sé quién lo dijo antes que yo: ese país no existe, nuestros recuerdos lo transformaron, borrando las asperezas y decorándolo lo mejor posible para que ilumine la memoria. También pienso que algo se despierta en mi cuando vuelvo a Uruguay, como si fundamentalmente fuera mi lugar en el mundo. Es complejo todo eso, verdad?”

Sobre su libro, me dijo:

“lo que cuento puede servirles a algunos que se preguntan cómo es vivir aquí, qué pasa al principio, cómo es después.”

Nacidos lejos: historias de aquí y de allá (Spanish Edition) es un ebook corto, tiene alrededor de 28 páginas, pero por experiencia ya sabía que la buena información no necesariamente tiene que venir en cientos de páginas. Entonces decidí leerlo (antes de mencionarlo aquí). Leerlo, me tomó alrededor de 30 minutos.

Me gustó la forma como ella describe su experiencia de inmigración en una forma que me pareció de algún modo poética y hasta romántica. En mi opinión, Lucía hace una conexión interesante de su infancia y su vida en Uruguay con su vida de inmigrante en Canadá… pero que, en realidad, es un paralelo entre ambos mundos.

Es como un cuento literario sobre algunas de las cosas que se viven y se padecen en esa aventura de inmigración, con la que muchos nos podemos sentir identificados. Por ejemplo hubo una parte donde me hizo reflexionar (o quizá deba decir…regresar al pasado)… fue cuando leí la famosa pregunta: “Debe uno aceptar todo con tal de trabajar?”

En su libro no vas a conseguir un instructivo técnico sobre cómo emigrar a Canadá, no vas a conseguir la respuesta directa a muchas de las preguntas que nos hacemos antes, durante o después del proceso de cambio, sino la reflexión interna sobre la experiencia inmigratoria contada de una forma mágica y peculiar que te va a entretener y hacer pensar sobre aspectos claves del proceso de adaptación a una nueva vida.

Me gustó mucho lo que Lucía me escribió sobre su libro:

“El precio de mis libros es simbólico (2,99$), pero lo positivo es el tremendo impulso que siento de querer seguir escribiendo, de saber que alguien en este planeta va a leer lo que escribí y que quién sabe, quizás pueda emocionarse porque tenemos cuerdas sensibles parecidas…”

Lucía Flores, nacida en Uruguay, vive en Canadá desde hace más de 20 años. Ella es autora de literatura infantil desde 2001 y ha publicado seis novelas. Lucía Flores es Doctora en Lingüística y profesora en la Universidad de Laval.

Tags: , ,

Si hubiese sabido esto antes de Vivir en Canadá… quizá hubiese aprendido inglés más fácilmente

El domingo fui a Montreal, ya que el Lunes y Martes tenía un curso relacionado con mi trabajo. Durante el viaje recordé mi primera visita a Estados Unidos. Ese viaje fue por allá en 1995, en ese entonces, también me enviaron a hacer un curso técnico. Siempre he considerado ese primer viaje a Estados Unidos como el evento que cambió mi vida. Fue cuando decidí que quería vivir “fuera”. Gracias a Dios, podía por lo menos comunicarme en inglés. Pero para darte una idea de mi nivel de inglés, recuerdo que mi jefa me dijo: “… tienes que estar pendiente de los taxes”, refiriéndose a los impuestos de salida del país… pero yo estaba tan “ignorante” de todo lo que tenía que ver con la vida en esos países de habla inglesa, que creí, que ella se refería al “taxi” que me llevaría hacia y desde el aeropuerto!!!

Hoy en día, con el nivel de acceso que hay a los medios de comunicación internacional, sobre todo con la ayuda de Internet, es muy fácil mantenerse al tanto de lo que pasa en otros países y familiarizarse con los temas del día a día. Sobre todo, familiarizarse con el vocabulario (no me refiero al vocabulario como si fuera un curso de idiomas -que de paso, se puede y es más fácil que antes), me refiero al famoso “oído”… Por ejemplo, cuando una persona está aprendiendo inglés, la has escuchando alguna vez diciendo: “tengo que acostumbrar el oído”, queriendo decir que tiene que “escuchar más cosas” en ese idioma para mejorar su inglés?

Antes era más complicado. Internet no estaba tan accesible como ahora. Recuerdo, que en ese primer viaje, me llevé un walkman -Sony. Aunque, yo pensaba que escuchando no se aprendía un idioma -me decía: “no tenía ningún beneficio… porque no entendía nada!…”, me lo llevé para escuchar la radio… Al principio, recuerdo que me ponía a escuchar sólo los programas dónde “la gente hablaba”… y en particular le trataba de prestar atención a los reportes meteorológicos… pero no entendía nada… ese viaje fue de casi cuatro semanas…

La primera semana no noté ningún cambio en mi nivel de comprensión de inglés (no mejora del famoso “oído”), ni la segunda. Para la tercera semana, me quedé en un hotel donde no tenía ni televisor (quería ahorrar)… y lo único que tenía para entretenerme era mi walkman Sony. Entonces, escuchaba el walkman en la mañana cuando caminaba hacia el centro de entrenamiento (casi 20 minutos), de regreso a medio día (almorzaba en mi cuarto), luego otra vez al centro de entrenamiento (para la clase de la tarde) y al final del día hacia el hotel. También continuaba escuchándolo al llegar al hotel. Eso lo hice durante una semana.

Me quedé impresionado que al final de la tercera semana, noté una mejoría muy considerable en mi nivel de comprensión de inglés. Me dí cuenta como era capaz de entender el sentido de lo que decía el locutor del canal del reporte meteorológico -no entendía el 100% palabra por palabra, pero si era capaz de entender el sentido del mensaje.

Lamentablemente, eso quedó allí. Me regresé del viaje y me seguí escuchando mi walkman… pero en español. A partir de allí quedé convencido del inmenso beneficio que trae el poder “escuchar” una persona nativa hablando en el idioma que uno quiere dominar. Yo traté de continuar, pero con el uso de AudioBooks (libros narrados), pero hoy en día me doy cuenta que no es igual. Escuchar canciones y personas hablando, es mucho mejor que un AudioBook. Para “acostumbrar el oído”, creo que lo mejor es escuchar personas hablando… y si uno lo puede combinar con repeticiones… mucho mejor, porque los músculos de la boca y cara, se entrenan (tema de un futuro artículo)

Este domingo, cuando fui a Montreal, alquilé un carro. Era un Kia Forte. Me subí en el carro y prendí el radio. Coooool, super cool… cuando me dí cuenta que era un radio Sirius (es un servicio de radio basado en satélites). Nunca había tocado uno de estos radios… No se si, tu haces lo mismo cuando ves televisión… que empiezas a pasar de canal en canal, hasta que los visitas todos… esta vez, me tocó a mi… estuve manejando como unos veinte minutos… sin escuchar nada específico… mientras el radio se pasaba de estación en estación… creo que había más de 100 canales de música, deportes, entretenimientos, de noticias financieras, etc; era como estar escuchando televisión por cable, en el radio y en el carro! Y no tenía el problema de escuchar la radio en el celular a través de Internet… que muchas veces se interrumpe. La recepción de los radios Sirius es fenomenal.

Me pregunto, cuánto mejoraría tu nivel de inglés, si tuvieras uno de estos Radios Sirius para escuchar en tu carro, durante las largas e interminables horas de tráfico, típicas de nuestros países latinoamericanos? Por lo menos, el trayecto sería más agradable y entretenido… Quizá, ya no importaría mucho estar una o muchas veces hasta dos horas en el tráfico…  ya que estarías escuchando tu programa favorito, en inglés y en tu carro… nadie, podría decir que no estás estudiando inglés!

Y que además, al llegar a casa, bajas tu radio del carro y lo conectas y sigues escuchando? Estoy seguro, que escuchando un programa en inglés todos los días mientras vas al trabajo y luego en la noche cuando regresas a casa… debe ayudar a acostumbrar el oído, verdad?

Para poder usar el servicio de radio Sirius, además de comprar el radio, tienes que pagar una suscripción que puede estar entre  9,99 dólares y 17,99 dólares por mes (quizá un poco más y poco menos). Pero me imagino la envidia de quienes te conocen… “oye, como es que escuchas CNN en tu carro?”… “y qué son todos esos canales en inglés que escuchas en tu carro??”

Tags: ,

Oh si es Primavera en Canadá…. no como lo imaginas… o si?

Vivir en Canadá es un sueño para muchos. Otros casi que envidian a los que vivimos aquí, porque sólo se ve un aspecto del asunto. Sin embargo una de las cosas que muchas veces dejan de apreciar aquellos que quieren tener una vida en Canadá son cosas tan simples como el sol, el calor, la temperatura del trópico. No, no estoy escribiendo con tristeza, realmente me siento bien aquí, con sus altos y bajos… que luego les comentará.

Simplemente  acabo de darme cuenta por la radio que hoy comienza la primavera… es cierto porque de otro modo, no me entero. Esperando por el pasto verde, el sol caliente, la temperatura en los 27ºC, etc… me daría cuenta de la primavera. No es como en las películas, donde están la flores, la grama verde, los pajaritos cantando, etc… Aquí es nieve y frio, je, je. Sólo quería compartir una nota rápida.

Primavera en Canadá

Primavera en Canadá

 

Tags: , ,

Cuáles son los principales programas para vivir en Canadá?

Existen varios programas para vivir en Canadá de forma permanente. Si estás apenas empezando a considerar la idea de dejar tu país, y eres como la gran mayoría de las personas, seguramente quisieras que alguien te dijera en forma clara y simple, cual es el programa que más te conviene. Y no te culpo, porque al menos  inicialmente, la cantidad de información que existe en el sitio de la embajada de Canadá puede parecer abrumadora y confusa.

Pero, te voy a decir algo, muy claro y sencillo. Si no sientes la inclinación y la motivación de leer la información que existe en la página de la embajada, pienso, que debes evaluar muy bien cuál es tu real deseo y determinación para dejar tu país y venir acá.

Vivir en Canadá no es fácil. No es sencillo. Sólo piensa en que vas a dejar tu país de origen, dejar a tus amigos, dejar tus costumbres, quizá un buen trabajo, dejar la “facilidad” de comunicarte en tu lengua materna, dejar un clima que en la gran mayoría de las veces es mucho mejor que este, etc.  Para darte una pequeña idea de cómo es asunto del clima… es Abril, y aún no puedo salir con pantalones cortos a la calle. La temperatura está aproximadamente en un grado centígrado. (1 ºC).

Entonces, si tienes real interés y determinación, hazte una demostración inicial leyendo la información que te ofrece la embajada de Canadá.

Así que volviendo al tema de los programas para vivir en Canadá, hay mucha información en la página de la embajada. Estos son los principales programas:

– Trabajador Calificado (Federal skilled workers)
– Técnico calificado (Federal Skilled Trades Program)
– Programa de la provincia de Québec (Quebec?selected skilled workers)
– Experiencia Canadiense (Canadian Experience Class)
– Inversionista, Empresario y Trabajador Autónomo (Investors, entrepreneurs and self-employed)
– Patrocinio familiar (Family sponsorship)
– Nominación Provincial (Provincial nominees)
– Empleado doméstico que reside en la casa del empleador (Live-in caregivers)
– Refugiados (Refugees)

Inicialmente, apliqué por el programa de Trabajador Calificado, sin embargo, luego de recibir una correspondencia diciendo que “SI” pre-calificaba y me recomendaban que continuara con el proceso, no hice nada!

Luego de algún tiempo, apliqué a través del programa de la provincia de Québec.

Si realmente quieres vivir en Canadá, tu primera tarea es tomar acción e informarte sobre cada uno de estos programas. Mi recomendación, para que se te haga más fácil, es que empieces a descartar cuales programas “no son para ti”. Luego toma nota de aquellos que crees podrían servir en tu propósito, lee sobre ellos y determina cuál es el más adecuado según tu situación particular.

Tags: ,